lunes, 16 de febrero de 2015

Los refugiados del San Louis.


embarque en Hamburgo
Hace poco se cumplía el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz, el mundo empezaba a conocer con horror lo que había significado el holocausto. También hace poco veía un documental revisionista que negaba la realidad del holocausto, aunque parezca mentira aún existen personas que niegan todas las evidencias, todas las pruebas, los testimonios de los supervivientes y de los verdugos. Con este artículo quiero recordar uno de los episodios que ya presagiaban lo que iba a ocurrir y rendir un homenaje a todas las victimas del cruel régimen nazi que sembró la muerte y la destrucción por toda Europa.


Se trata del episodio de los refugiados del San Louis, aun no había estallado la guerra pero ya se veía venir en el horizonte, lo que si había empezado era la persecución de los judíos en Alemania , como después ocurriría en todos los países ocupados por Alemania.

Comercio judío atacado la noche de los cristales rotos
Estamos en el 13 de mayo de 1939 , el trasatlántico San Louis parte de Hamburgo con 937 pasajeros, la mayoría son judíos de Alemania, algunos de otros países europeos y solo unos pocos no son judíos. Parte con rumbo a La Habana donde esperan encontrar refugio para luego pasar a los Estados Unidos.

Solo unos meses antes había tenido lugar la noche de los cristales rotos, en noviembre de 1938 , que habían abierto los ojos a quienes aun confiaban en que la persecución no llegaría tan lejos. Durante dos noches los alemanes asistieron a la quema de sinagogas , ataque a comercios y viviendas particulares judías y la detención de miles de judíos, la policía lejos de impedir estos actos violentos los permitían y los nazis campaban a sus anchas cometiendo todo tipo de brutalidades contra los ciudadanos alemanes de origen judío, no contentos con esto las autoridades nazis hicieron pagar a la comunidad judía , las victimas, los daños causados.

La embajada de Cuba en Berlín había ofrecido visas a 200 o 300 dolares para poder embarcar con rumbo a Cuba. El director general de la oficina de inmigración de Cuba, Manuel Benitez Gonzalez, había amasado una fortuna con esta venta de visados. Este personaje corrupto era protegido del general y futuro presidente , Fulgencio Batista, pero tuvo que dejar su cargo a pesar de ello y las visas vendidas fueron derogadas , así empieza el problema para los refugiados que ya no se les iba a permitir desembarcar con esas visas ya que carecían de valor. Pero to uno lo sabían al embarcar en el San Louis.

El capitán Scjröder
Durante el trayecto el capitán del buque, Gustav Schröder , dio ordenes a la tripulación de que los pasajeros fuesen bien tratados . El trato respetuosos , las comidas regulares y variadas , muy lejos de la hostilidad con que eran tratados en Alemania, hizo concebir esperanzas a los pasajeros en su futuro.

Lo que no sabían es que tanto en Cuba como en USA había ya una abierta hostilidad contra su entrada en estos países . Cinco días antes de llegar el buque un grupo de extrema derecha realizó una manifestación en contra de los refugiados patrocinada por Grau San Martin , ex presidente cubano, llegó a concentrar a 40.000 personas. . Los principales periódicos de la Habana y provincias se encargaron de atizar un sentimiento xenófobo, acusando a los judíos de ser comunistas, tres de los principales periódicos eran propiedad de la familia Rivero, que eran admiradores del líder fascista español Francisco Franco , a punto de liquidar la guerra contra la República. El gobierno cubano se negó a entregar las tarjetas de desembarco y se inició una frenética negociación en la que participaron agencias judías y de refugiados, pero todo fue inútil, el gobierno cubano revocó los visados comprados en la embajada en Berlín con los que el director general de inmigración había conseguido amasar su fortuna, eran papel mojado y el dinero no les fue devuelto.

Grau San Martin
Solo se permitió desembarcar a 28 pasajeros , de ellos 4 eran españoles y dos cubanos, los otros 22 judíos con documentación válida. Los pasajeros enviaron una carta al presidente Roosevelt pidiéndole asilo temporal , pero nunca fue respondida. USA estaba cerca de un proceso electoral y la población no se mostraba dispuesta a acoger a los refugiados , pensaban que después vendrían muchos mas si eran acogidos, de manera que no quisieron hacer ninguna excepción a sus férreas leyes de inmigración y a sus cupos. Tampoco las autoridades cubanas aceptaron a pesar de que organizaciones judías ofrecieron cantidades elevadas por cada visado que se concediera. En Cuba el gobierno de Federico Laredo Bru hizo una oferta para permitir la entrada tras el pago de 500 dolares por visa y pasajero , cantidad que la mayoría de los pasajeros no podían permitirse, muchos había dejado todo en Alemania y se habían arruinado para pagar las visas en Berlín que ahora no les servían. El Comité Judio Americano para la Distribución Conjunta hizo una contra oferta que no fue aceptada y Bru rompió las negociaciones Al parecer esta decisión del gobierno cubano se debió a las presiones del departamento de Estado USA y su secretario, Cordell Hull, que alegaba que los USA ya habían cubierto sus cuotas y no querían aceptar refugiados de Europa. No se tuvieron en cuenta para nada razones humanitarias. En USA quedaba un año para las elecciones y el cupo anual de 27.370 de inmigrantes germano austriacos se superaba rápidamente, no se quiso aumentar el cupo dado el ambiente de hostilidad contra los inmigrantes. La revista “Fortune Magazine” publico una encuesta según la cual el 83% de los estadounidenses se oponía a cualquier flexibilidad con las cuotas de inmigración , curioso y paradójico caso en el de un país formado a base de inmigrantes.

Laredo Bru
Puestas a sí las cosas el capitán tuvo que emprender regreso a Europa, tras ser negado el desembarco en Cuba , Estados Unidos y Canadá. Entre los pasajeros empezó a cundir el pánico por su regreso a Alemania, incluso hubo dos intentos de suicidio. El caso es que el comportamiento del capitán fue impecable, en todo momento se puso de parte de los refugiados e intentó negociar para que fuesen admitidos , ello a pesar de que a bordo había un grupo de agentes de la Gestapo,incluso llego a pensar en encallar el barco en las costas británicas.

A su regreso finalmente los refugiados llegaron a Amberes el 17 de junio un mes después de iniciada su odisea, fueron acogidos entre Holanda, Bélgica, Francia e Inglaterra , aunque al menos 250 de ellos murieron finalmente a medida que al estallar la guerra , los nazis fueron ocupando esos países y apresandoles, enviándoles a los campos de concentración y de exterminio.
El capitán Schröder fue represaliado a su regreso a Alemania y se le prohibió hacer ninguna declaración sobre la travesía. Al finalizar la guerra fue juzgado por los aliados, pero afortunadamente supervivientes del San Louis declararon a su favor y fue absuelto . En 1957 , dos años después de su muerte , fue condecorado por el gobierno de Alemania Occidental por su valentía.
desembarque en el puerto de Amberes


Sobre este episodio se han escrito varios libros y se ha filmado algún documental , pero quizás la mas conocida fue la película de Stuart Rosemberg “El viaje de los malditos” , estrenada en 1976 y basada en el libro del mismo título de Gordon Thomas y Max Morgan-Witts. Y efectivamente .los refugiados del San Luis parecían realmente malditos ya que ninguno de los gobiernos a los que se dirigieron en su viaje al continente americano quiso acogerlos, sobre las razones humanitarias prevalecieron otras razones y cálculos mezquinos de esos gobiernos.

3 comentarios:

  1. Estamos en los #Premios20Blogs con nuestro #blog y #Facebook http://bit.ly/1vy6byo si te gusta votalo. El tuyo lo tengo en cuenta. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Casi parece increíble que los poderosos lobbys judíos americanos no presionaran los suficiente. Quizás la condición humilde de los viajeros resultó fatal para ellos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar